OPINIÓN

27 de junio de 2017

¡Que viva La Liga!

Del talentoso puño de nuestra columnista Paz Biondi, hacemos un recorrido por el indescriptible sentimiento que despierta cada fin de semana el Fútbol Femenino en Olavarría. Un sueño de incansables luchadoras que se hizo realidad en la Liga hace 3 años y hoy tiene a 12 equipos disfrutando. "Hay un día que nacimos todas para lo mismo"...

Por Paz Biondi*


Fútbol

Para algunos es un deporte de hombres. Sólo ellos pueden sentir, opinar y jugar. Para algunos esforzarse todas las semanas tratando de cumplir objetivos no alcanza. No estamos dentro del target asignado para ser noticia. No llegamos al mínimo permitido, no.

Casi que no importa lo que hagamos jamás vamos a merecer ser llamadas jugadoras y mucho menos se nos ocurra ser capaces de decir lo que pensamos sobre un partido porque sería lo más parecido a querer sobrepasar el límite de la cocina imaginaria donde nos instalan los que todavía no se dieron cuenta que no importa el sexo al que pertenezcas. Que no importa si sos más fuerte. Si sabés más o menos. Importa que lo que hagas sea lo que amas. Que lo que hagas lo disfrutes y te haga crecer. Porque un deporte tomado sólo como eso es injusto. Porque debería hacernos sentir más. No solo ponernos la camiseta jugar 90 minutos y listo. No es sólo eso.

Yo que tengo el placer de practicarlo y de compartir el día a día con un grupo humano de la hostia, puedo decir que no es sólo un juego creado específicamente para unos pocos. Que no es sólo las barbaridades que se sacan a relucir cuando, como argentinos, nos sentimos heridos en nuestro ego y gritamos “que se vayan todos” porque no somos campeones. Porque somos segundos, terceros o últimos. Otra mentira injusta que nos obligaron a creer para enseñarnos sólo a gritar. Para que los pibes aprendan desde chicos lo mismo: a putear. Debería ser al revés. Deberíamos estar obligados a enseñarles a pensar porque a lo demás, a lo fácil se lo enseña cualquiera o hasta lo aprenden solos.

El fútbol es de todos y hoy, acá, en éste pedacito de mundo, somos doce equipos cumpliendo el tercer año de liga consecutivo. Con un torneo en etapa de Playoff. Con ilusiones. Con los errores. Con el cansancio. Con las frustraciones que a veces no nos dejan ver con claridad hasta donde hemos llegado. No nos permiten parar la pelota un poco y mirar para atrás. 

Crecimos de manera desmesurada empujándonos entre todos. Ya sabemos cual es nuestro clásico. Ya tenemos mil anécdotas. Ya lloramos y nos reímos. Colgamos banderas. Pedimos perdón. Ya no somos parte de un montón. Cada equipo que integra la liga de Olavarría se hizo lugar a pulmón. Buscando canchas. Armando rifas. Pintando el trapo de cada fin de semana y sobre todo “queriendo”, que es la única manera más eficaz de alcanzar lo que buscas: queriéndolo.

Somos mujeres cada una con miles de obligaciones diarias pero hay un día que nacimos todas para lo mismo. Los domingos son nuestro cable a tierra. Gracias a quienes nos difunden y nos toman enserio.

El futbol es de todos los que en lugar de limitarlo te enseñan a contagiarlo. Es de quienes lo sienten.

Nunca dejes de hacer lo que te hace bien sólo porque alguien crea que no lo mereces.

¡Que viva la liga!.

 

*Jugadora de fútbol y escritora

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios