SALUD

28 de junio de 2017

El dolor de pecho… es solo ¿dolor de pecho?

En esta primera entrega de Info Zeta, el Médico hinojense Especialista en cardiología Diego Weimann, nos regala un entretenido informe aportando su grano de arena desde su profesión "a la gente de su querido Hinojo y la región". Síntomas y recomendaciones del dolor de pecho. Imperdible.

Por Diego Weimann


Médico Especialista en Cardiología*

Uno de los motivos de consulta más frecuentes en las guardias de los centros de salud de nuestro país es el dolor de pecho, o más ampliamente, el dolor torácico. Sabiendo, además, que las enfermedades cardiovasculares son una de las principales causas de muerte a nivel mundial, es lógico que ante un dolor de pecho, debamos prestarle atención. 

Cabe mencionar  inicialmente, que no todo dolor de pecho es de origen cardíaco, por lo cual, se describirán las características del dolor probablemente coronario, excluyéndose en este apartado, las causas (múltiples) de dolor “no coronario”.   

Ahora bien, tal y como expresa el título del artículo, el “dolor de pecho” abarca síntomas que van desde una leve molestia en el centro del pecho, hasta, por ejemplo, dolor en la mandíbula o dolor abdominal acompañado de nauseas y vómitos. 

Es por lo antes expuesto que la idea de esta sección no es convertirse en un consultorio virtual, sino poder brindar algunos elementos para que ante la presencia de determinados signos y/o síntomas, el lector pueda  recurrir rápidamente a un centro de salud, sabiendo que una consulta a tiempo puede salvarle la vida. 

Es importante saber que la enfermedad arterial coronaria (es decir, la enfermedad de las arterias que irrigan al corazón) aumenta su prevalencia a partir de los 20-30 años, facilitada por diversos factores de riesgo, presentes  (algunos más, otros menos) casi invariablemente en las personas que la sufrirán. 

Dentro de los factores de riesgo más importantes se ubican el tabaquismo, el colesterol elevado, la diabetes, la obesidad, la hipertensión arterial, la edad, el sexo masculino (aclarando que las mujeres en el periodo post menopáusico igualan el riesgo), el sedentarismo y el estrés físico y emocional. Un profesor de la facultad nos decía que para recordarlo más fácilmente pensemos en las “4M” (Marlboro por el tabaquismo, Mc Donalds por el colesterol, la obesidad y la hipertensión, Mitsubishi por el sedentarismo y Motorola por el estrés).Quizás, estimado lector, le resulte de utilidad para recordarlo tal como me resultó a mí en ese momento. 

Con estos datos a mano, expuestos a modo de introducción, es que vamos a desarrollar brevemente el concepto de “dolor de pecho típico”.  

El dolor de pecho de características típicas, es aquel dolor que es opresivo, “quemante”, puede dar  “sensación de pesadez”, se ubica en el centro del tórax, tiene una zona de extensión de un tamaño mayor a la palma de una mano  y puede también irradiarse, es decir extenderse, hacia los hombros, brazos, cuello, e incluso hasta la mandíbula y los dientes. Es importante tener en cuenta que existen causas desencadenantes que no deben pasarse por alto. Entre ellas se encuentran las bajas temperaturas, el esfuerzo físico no habitual o las comidas copiosas en personas con los ya nombrados factores de riesgo cardiovascular. La duración del síntoma también juega un rol fundamental, debiendo prestársele atención al dolor que no cede con el reposo o con el cambio de postura, que dura más de 15-20 minutos continuos. Es poco probable que el origen del dolor sea coronario cuando las molestias están presentes durante días, son intermitentes o alivian con el cambio de posición.  

La anterior es la forma de presentación más clara tanto para el paciente como para el profesional que lo asiste, pero como en Medicina no siempre “dos más dos es cuatro”, debemos también prestar atención a los síntomas atípicos, que serán descriptos en las sucesivas entregas de esta sección. 

Espero que esta intervención sea de utilidad y sirva de guía, sin reemplazar de ningún modo, las recomendaciones de su médico de confianza. 

No lo olvide: ante la duda, no consulte a la vecina, al tío o a Google… vaya al médico, una consulta a tiempo puede salvarle la vida. 
Gracias por su atención. 

Agradezco especialmente y de corazón, a Ignacio Zalazar en nombre de Info Zeta, la posibilidad de escribir estas líneas, que son mi humilde colaboración desde mi profesión y a la distancia, a la gente de mi querido Hinojo y su región. 

*Actualmente se encuentra desempeñando su profesión en el Instituto Médico Platense y en el Sanatorio Trinidad de Quilmes.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios