SALUD

9 de agosto de 2017

Dolor de pecho atípico: “Cuando dos más dos no es cuatro“

En esta segunda entrega para Info Zeta, el Médico hinojense Especialista en cardiología Diego Weimann, cierra el concepto del dolor de pecho y sus síntomas como "desafío para el paciente y equipo de salud". Imperdible.

Por Diego Weimann


Médico Especialista en Cardiología*

Para cerrar el concepto de dolor de pecho que se había desarrollado en el primer artículo, (Ver: El dolor de pecho… ¿es solo dolor de pecho?) es necesario dejar en claro que muchas veces el síntoma inicial en el paciente cardiológico no es exactamente “dolor”, sino “ahogos” (falta de aire súbita), molestias abdominales  acompañadas de náuseas y vómitos, sudoración fría, dolor de hombros,  dolor interescapular, entre otros, todo esto teniendo en cuenta el contexto del paciente y los factores de riesgo cardiovascular que posee, algo que también se describió en el articulo inicial de esta columna.  A este grupo de síntomas se los conoce como “presentación atípica” o equivalentes anginosos, es decir, señales indirectas de afectación coronaria. 

Es aquí donde aparece el título del artículo: “en Medicina no siempre dos más dos es cuatro”, frase que repetía un eximio profesor de Anatomía en mis tiempos de estudiante y que varios años después recuerdo a diario.

El desafío se plantea para el profesional que recibe a este tipo de pacientes, por lo que la evaluación clínica y la posibilidad de utilizar métodos complementarios de diagnóstico, son de fundamental importancia. 

¿Por qué hablar de desafío? Simplemente porque tanto para el paciente como para el equipo de salud interviniente, es de vital importancia descartar las causas potencialmente graves de dolor precordial atípico. 

No subestimar los síntomas y acudir a la consulta en el momento de la aparición de los mismos, es algo que debe remarcarse, dado que no es infrecuente que los pacientes lleguen a la consulta después de horas de molestias, habiendo probado “recetas” caseras, esperando que “se pase solo”, y lo más peligroso,  habiéndose automedicado,  aun a sabiendas de que estos síntomas no son similares a otros ya conocidos. 

Los pacientes que padecen diabetes, los ancianos y las mujeres pueden presentar dichos síntomas incaracterísticos  y por ende deben ser foco de una evaluación exhaustiva ante la aparición de los mismos.  

Cabe aclarar que otras causas no coronarias de este tipo de síntomas pueden ser potencialmente graves y deben investigarse rápidamente, siendo las afecciones aórticas (disección o rotura de aneurismas), los tromboembolismos pulmonares (sobre todo en personas con inmovilidad prolongada, como pueden ser ancianos o pacientes cursando post operatorios prolongados en cama) o la presencia de neumotórax espontáneo (especialmente en fumadores) las patologías a las cuales priorizar.   

Por lo antes descripto, debe hacerse hincapié en la necesidad de usar todas las herramientas que el equipo de salud tenga a su alcance, así como también en la presencia de personal capacitado para que las primeras no sean mal utilizadas, sobrecargando al sistema de salud y generando gastos innecesarios, con la finalidad de maximizar tanto recursos humanos, como económicos. 

Una vez mas y para despedirme, no lo olvide: ante la duda, no consulte a la vecina, al tío o a Google… vaya al médico, una consulta a tiempo puede salvarle la vida. 

Gracias por su atención y hasta la próxima. 

*Actualmente se encuentra desempeñando su profesión en el Instituto Médico Platense y en el Sanatorio Trinidad de Quilmes.

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios