OPINIÓN

30 de agosto de 2017

Mirar al otro...

Info Zeta te acerca una nueva entrega del puño de Paz Biondi. Nuestra columnista se adentra en los sentimientos del fútbol femenino y destaca una enriquecedora posición de encarar la competencia, que este fin de semana tuvo nuevas campeonas. "Lo que vale es mirar al otro y aplaudirlo", destaca entre su imperdible nota. Pasá a leerla...

Por Paz Biondi

Especial para Info Zeta

Las finales son así, nadie te regala nada. Vos sabés porque estas ahí y que es lo que hacés parada. Las cosas son así, vos perseguís un sueño hasta que llega el momento de sentirte el dueño.

Dejás de lado excusas. Dejás a un costado el bolso y esperás que venga el reembolso. No importa si tarda mucho. Si tenés que esperar los dos tiempos. Lo que querés es tener lo que crees merecer. Lo que te desvela. Lo que por días y días te hizo apretar bien las muelas.
No buscas que te digan que no escupas para arriba, porque nunca lo hacés. Solo querés que valga la pena que te duelan los pies. Que valga la pena que una pelota no sea solo derrota o remar en convicción para dejar de ser parte del montón. Querés que sea algo más. Y sentirlo y gritarlo. Querés aprender a pasarlo. A que te deje algo.

Las finales son así, podés ganar o perder. Podés comerte el garrón o masticar la gloria, depende de vos como venga la historia. Vas a salir primero o segundo y va a dolerte aprender pero también es un modo de crecer. De mirar al otro y aplaudirlo, aunque no sea nuestro momento a veces hay que saber ceder el final del cuento. Hay que saber estar en los dos lados porque ganar vale más cuando te toco al menos una vez acomodar la lona y ver como se desploman las partes que se te rompieron.

Las finales son así, te sacan de la comodidad. Te exigen. Te movilizan. Hacen que no sea sólo pedir un deseo. Hacen que mas que nada haya que ponerle huevos. Te corren de la costumbre. Te sacan de la rutina y te llenan la retina de argumentos para defender tu sueño. Son así, indecisas y mal llevadas. Tanto que no las conformas con nada. Te dejan de un lado o del otro. Te hacen cambiar el yo por el nosotros. Te marean hasta que dejas de dar vueltas y los ojos te aclaran de que lado quedaste parada y si tenes todo o nada.

Las finales son así y hay que jugarlas. Hay que ponerse la camiseta y colgar la bandera. Hay que sentir la remera. Hay que escuchar el arengue. Hay que correr y dudar si llegas, pero igual intentar.

Felicitaciones al CEF y también a Ferroviario por tanto ovario.

Gracias por tanto fútbol y por el respeto. Las finales son parte del juego. Lo que vale es mirar al otro y aplaudirlo aunque no seas vos a quien te toque sentirlo.

Que viva el fútbol femenino con gente que se da cuenta que no solo ganar es lo que cuenta.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios